top of page
Blog Ciudadano del Mundo.png

Ejecución de la Cantata de los Derechos Humanos fue de nuevo largamente ovacionada

La presentación tuvo lugar en el Teatro Municipal de Ñuñoa (ex California) y en el elenco participaron la Orqueta de Cámara de Chile, el Coro Arsis 21 y el Conjunto Folclórico Napalé. La declamación de textos estuvo a cargo del afamado actor chileno, Roberto Poblete.



Esta fue la tercera presentación de la semana. Los días 13 y 14 de septiembre el mismo espectáculo fue ofrecido en las comunas de Quilicura y La Pintana con similares éxitos de parte de pobladores y pobladoras. Esta vez, viernes 15, correspondió a Ñuñoa, en el emblemático Teatro California de la Av. Irarrázaval, hasta donde llegaron 600 personas que completaron las butacas de la sala en su parte baja.

Al concluir la Cantata, los y las asistentes, en su mayoría público de mediana edad y con presencia de adultos jóvenes y mayores, ovacionaron por largos 6 minutos a los artistas, quienes una y otra vez agradecieron los aplausos.

La Orquesta de Cámara de Chile, perteneciente al Ministerio de las Culturas, el Arte y el Patrimonio, fue dirigida magistralmente por su director titular, Emmanuel Siffert y como elenco invitado estuvo el Conjunto Napalé que tiene 40 años de difusión de la Nueva Canción Chilena. Aquí participa desde 2008 el profesor del Colegio de Manquehue, Jorge Reyes, quien ejecuta en esta obra la marimba como percusión principal. El coro correspondió a ARSIS MUSIC 21 que es una escuela dedicada a la formación de directores de coro. La declamación de textos fue del actor Roberto Poblete.

La Cantata de los Derechos Humanos fue escrita por el Padre Esteban Gumucio, y musicalizada por Alejandro Guarello y el Conjunto Ortiga, y luego de 45 años sigue convocando a nuevas generaciones con un grito de esperanza para no dejársela robar, como indica una de las canciones.

Guarello, quien estuvo presente en este concierto, agradeció de modo especial al Padre Esteban por la gran poesía de sus textos, señalando con humildad que la música había sido un complemento de lo escrito por quien ahora, dijo él, está en proceso de canonización. “Yo solo puse la música al servicio de sus textos, y lo más importante no son los acortes si no lo que se canta”, explicó.

Luego rindió un homenaje a quienes estuvieron en la primera versión de la Cantata, en la Catedral de Santiago, aquel 22 de noviembre de 1978. “Ese día conocí al Padre Esteban Gumucio… conversamos atrás en el templo, y me dí cuenta de quien era como persona”.

El espectáculo artístico consistió en la presentación de tres obras. La primera fue el concierto «Tierra Sagrada para fagot y orquesta» basada en la cultura mapuche y sus rituales de danza, compuesta por el fagot solista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, Nelson Vinot, quien la compuso en 2017 y que estrenó en la temporada oficial 2018 del Teatro de la Universidad de Chile.

Luego, antes de ejecutar la Cantata de DD.HH, la Orquesta de Cámara de Chile interpretó a cuatro cuerdas la obra de Víctor Jara, «El derecho de vivir en paz».



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page