top of page
Blog Ciudadano del Mundo.png

Los sueños del Papa Francisco

Por Nicolás Viel, ss.cc.

No sabemos si la Iglesia llegará por fin a ser culturalmente universal y si ella podrá cambiar sus estructuras y lenguajes en función de los nuevos desafíos. Es temprano para sacar conclusiones, pero todo indica que está comenzando una verdadera reforma.

Se cumplen en estos días el primer año de pontificado de Francisco. Ha sido un tiempo breve pero intenso. Se nos olvida que esto recién comienza y no sabemos que significará realmente para la vida dela Iglesia. Hace algunos meses recibimos la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (EG) la cual no es sólo un documento postsinodal sino un verdadero programa de gobierno que esconde las preocupaciones y sueños más profundos del Papa (EG 25). El documento es muy extenso y aborda muchos temas en un tono directo y cordial. Más que una lección teológica da la impresión que estamos frente a un discernimiento pastoral y espiritual que busca transformar la vida.

El Papa le escribe al creyente común y corriente que tiene la tarea de evangelizar. No quiere perder tiempo porque sabe que hay una parte de la Iglesia que está desanimada, cansada y que ha perdido relevancia pública. Por eso le escribe a los que tienen su audacia sofocada por los temores, las dudas y que son espectadores pasivos del estancamiento infecundo de la Iglesia (EG 129).


El tema principal de la exhortación es la alegría que viene de la primacía de Dios en nuestra vida, en contraste con la tristeza individualista de la sociedad de consumo. El Papa anhela que los cristianos recuperen la alegría del corazón que viene del evangelio, única que lleva a salir fuera de una conciencia cerrada y de un yo autorreferencial. Esta alegría conlleva el imperativo de la misión, porque la Iglesia no puede entenderse a sí misma si no es en salida. Por tanto, evangelizar es abandonar la comodidad para salir a compartir una alegría (EG20-21). El Papa sueña una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle antes que una Iglesia aferrada en sus propias seguridades (EG 49). Y sueña que los cristianos seamos capaces de romper los esquemas aburridos que encierra al mismo Jesucristo y que ahogan la creatividad evangélica (EG 11).

El Papa no quiere una Iglesia encerrada en sí misma incapaz de dialogar. Por este motivo el mismo documento es un testimonio coherente de diálogo abierto. El Papa quiere escuchar la voz de todos los pueblos con la intención de descentralizar el gobierno y la palabra de la Iglesia. No le teme a la diversidad y el pluralismo que bien entendida no pone en peligro la unidad de la Iglesia (EG 116-117).

Como es su costumbre, es muy cercano y exigente con los obispos y sacerdotes. No se complica en dar consejos prácticos para que puedan mejorar la calidad de su servicio (EG 138). Tiene una palabra crítica para el predicador mediocre e improvisado que es irresponsable con la tarea que ha recibido (EG 145). En el fondo la crítica es al clericalismo y al funcionalismo de los sacerdotes. El Papa sueña que transmitamos un mensaje sencillo, profundo y con un lenguaje renovado. Quiere que este mensaje recaiga en lo esencial del evangelio y para el Papa lo esencial es Jesús y los pobres. Recuerda que en la Iglesia hay una jerarquía de verdades. No todo tiene el mismo valor.

La exhortación anima a escuchar el clamor de los pobres frente al cual la Iglesia debe responder (EG 187-188). Su preocupación principal es la inclusión social de los pobres (EG 186-216), la construcción dela paz, la justicia y la fraternidad desde el diálogo social (EG 185). Francisco sueña una Iglesia donde los principales protagonistas sean los pobres. Para él, entre el Evangelio y la promoción humana hay una estrecha colaboración.

Tiene una preocupación sincera por las consecuencias de la ideología neoliberal que idolatra el dinero y engendra una economía de exclusión e inequidad. Frente a esta situación, quiere que de los principios sociales se saquen consecuencias prácticas (EG 182). El Papa se cansó de una fe estrictamente doctrinal que se queda al margen de la lucha por la justicia (EG 183).

La «opción por los pobres» ya no es patrimonio de un sector de la Iglesia sino algo central de la Iglesia universal. El Papa recoge la «opción por los pobres» como categoría teológica más que como categoría cultural, sociológica, política o filosófica(EG 198). Los pobres deben estar al centro del camino de la Iglesia y frente a ellos tenemos que tener una atención amante para acompañarlos en su camino deliberación (EG 199). El Papa no ahorra dureza para expresar que la peor discriminación que sufren los pobres dentro de la Iglesia es la falta de atención espiritual (EG 200) y no acepta excusas que desvíen esta atención prioritaria (EG 201).

Respecto del sistema imperante expresa su desconfianza con la lógica del mercado, que introduce a las personas en una dinámica de consumo que no favorece la integración social. Sueña con ciudades que sean capaces de integrar a los diferentes y que favorezcan el reconocimiento del otro (EG 210).

Para los cristianos comprometidos espera que sepan equilibrar mística y compromiso social. Sin un espíritu contemplativo las tareas se vacían de sentido y nuestra vida se debilita por el cansancio (EG262). También sueña que estemos cerca de la gente porque la misión es una pasión por Jesús y una pasión por el pueblo (EG 268).

Ha sido un tiempo breve pero intenso. Frente a todo lo que hemos visto y escuchado algunos se preguntan: ¿Estamos sólo ante un cambio de estilo o estamos asistiendo al inicio de una verdadera reforma de la Iglesia?

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page